Refugios oníricos

hielo, resbaladizo y frágil hielo

que al corazón entume

frases que arman mentiras

para inconclusas devenir en cansancio

no hay un punto de quiebre

ni un tiempo que determine la resistencia

el pasado es espiral

y el presente una fábula

que al pasar la hoja

arrojará una moraleja

no es tu mano

ni mi mano en tu boca

ni mi boca en esta fría distancia

son las cosas que fueron

y hoy no alcanzan a volver a ser

es el dolor de cada adiós

y de lo que jamás fue

no es tu cuerpo

en el que me extravío

son las palabras que nos quiebran

los sueños frustrados

y la esperanza absurda

que nunca llega a ser

es tanta la oscuridad

que han bebido mis ojos

que hoy no veo camino

solamente estos refugios oníricos

en los que cada noche

trato de rescatar un poco de mi

para no extraviar los últimos

y muy escasos residuos de fe

Edumonch

Anuncios

El invierno llega

El invierno llega al alma como nevada

con niebla que empaña la razón,

los pies se enfrían y desisten de andar

mientras el cuerpo busca un frío rincón

en donde finalmente deje de buscar

No hay cuerpos como chimeneas

ni palabras de vaho que calienten manos

que me permitan alcanzarte de alguna manera

solo restan voces, como ecos de mejores años

que nos dejan secos, distantes, mirando congelados

Edumonch

Pude ser el cansancio del día

Pude ser el cansancio del día

las vueltas por calles

por el trabajo

por la oficina que sabe a ajenjo

Pueden ser tantas llamadas

mensajes y correos

los asuntos pendientes o los resueltos

O quizás las amistades

o las preocupaciones

las cuentas

el dinero que llega y no se queda

El desayuno o el despertador

la comida

o lo que tenemos que cenar

Tal vez sean los años

que se van por nuestras manos

robándose conversaciones

y besos no dados

Simplemente pudiera ser

el verme ahí sentado

a cada instante junto a ti

que la vida nos va dando por hecho

O tal vez sea que no me acostumbro

a estos nuevos tiempos

sin un beso antes de dormir

con cada vez menos:

de tu piel en mis manos

o tu cuerpo en mi cuerpo

dejándome entre sueños

No me sé hoy

en este laberinto de adivinanzas

en esta distancia

que nuestras manos guardan

en este silencio que deja de ser cómplice

y se nos va haciendo muro.

Edumonch

Deslumbrado por la ansiedad

Te tengo noche en mis manos

y no se de dónde sacar un buen sueño

que me seduzca hasta dormir

tampoco encuentro un buen sueño

que me ayude a conducir

la vida

es hoy

sucesión de días truncos

esperanzas quebradas

oraciones condensadas en la ventana

con el alma fracturada

se quiebran pasado y presente

conjugando verbos sin futuro

y nada

y nadie

sabrá de esto que siento

soy oscuridad que la luz invade

y perturba sin recato

amorfo ser

deslumbrado por la ansiedad

Edumonch

Retorno

Mirar hacia afuera de la ventana

o mirar desde la ventana

no puedo distinguir si estoy adentro

si estoy fuera

todas las tardes llueven sobre mi espalda

mientras miro la vida que escurre por las paredes de mi copa de vino

pedazo de vida

trozo de música

una voz leyendo poesía en inglés

pero con ese ritmo y emoción de saberla poesía

caminar entre un mundo que aplasta

entre gente que mira sin mirar

gente

solo gente

viendo la nada de frente

su propio vacío

alebrijes de sí mismos

monstruoscoloridos

Espero un instante

hasta acabar diluido

sueños que terminan

al abrir los ojos

Cicloseternos

repetición de ausencias

No se si soy el que pienso ser

o como me quiero ver o como me ven

Alebrije

una y otra vez pintando del mismo color

Mudo

Inteligible

no tengo más palabras

Tengo nada

No tengo a donde llevarte

mis palabras no seducen

el silencio solo ahoga

Retorno

Retorno

Mismos lugares

Mismos silencios

Mismas historias

Mismos muertos

Ser para dejar de ser una y otra vez

Edumonch

No queda mucho

No queda mucho de aquellos que fuimos

que lo decían todo con tan poco

que callaban para sentirse

que callaban para no olvidarse

No queda mucho de ese beso al llegar

de nuestros cuerpos buscándose

cada noche

buscándose

para despertar

No sé si te alcanzaré o seguiremos extraviados

tú en un mundo promisorio

yo en esta tierra que fue mar

y hoy es desierto

No queda mucho de aquellas tardes

de madrugadas de vodka y tequila

de palabras que conducían

de manos que alcanzaban

Hoy quedamos

solo dos lamentos

dos gritos

en medio de la nada

que se preguntan

cómo volver atrás

Edumonch

Vacío

azotar la puerta

o abrirla de a poco

en silencio

para que nadie note la ausencia

o dar un grito

para que alguien se dé cuenta

que finalmente

decidí saltar al vacío

pero nuevamente una llamada

un pensamiento,

son los que saltan

y otra vez

me quedo mirando desde la orilla

recordando que la vida ya no es mía

observando desde lejos

un ser ajeno

que escurre lágrimas de ajenjo

por aquellas noches verdes

ahogadas en otras vidas

que no volverán a ser

o que jamás fueron

Regresar a casa

exactamente no sé definir a qué casa

y Nadie escribió nada

Nadie volvió a escribir nada

y el mismo buzón oxidado

permanece vacío

desde hace treinta años

siempre con la esperanza hueca

puesta en un buzón vacío

en una carta

en una llamada

u otro salto a la nada

cualquier cosa

que pudiera rellenarla

o que al menos hiciera

que todo cambiara

Edumonch